A solo 15 kilómetros del pueblo de Garzón, en 107 hectáreas de prados, cañadas, arroyos, lagos y sierras.
Un paraíso casi virgen de valles y quebradas.
La casa se construyó respetando totalmente el paisaje original:
Granito gris, madera y 800 m2 cubiertos en una sola planta.
Con el mismo criterio se hizo la piscina, socavando la piedra de granito gris.
En el living comedor se encuentran dos enormes chimeneas de piedra enfrentadas, techos y paredes revestidos en madera.
La suite principal cuenta con dos vestidores, chimenea y baño en suite.
Los demás cuartos también con baño en suite.
Gran cocina con horno de barro y chimenea.
Espectacular galería con increíble vista.

 

 

CONSULTAR POR ESTA PROPIEDAD

Consultar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *