Aprender a jugar al polo en Open Door

El polo y su popularidad crecen año tras año, especialmente en la temporada, con la posibilidad de asistir en diciembre a ver la mejor performance del mundo en el Abierto Argentino de Palermo. Gracias a este fenómeno, la posibilidad de acercarse a este deporte se hace posible, ahora también, desde el turismo. Son pocos los lugares que ofrecen enseñarlo a precios razonables, ya sea para satisfacer la curiosidad inicial o para practicarlo.

Tal es el caso de Argentina Polo Day en Pilar, un campo-club que se especializa en recibir turistas locales y extranjeros todo el año. Y de otros lugares como La Manea Club (Ezeiza) o la estancia Puesto Viejo (Cañuelas). En realidad son muchos más los sitios que ofrecen polo, sólo que los precios son otros.

Celia y Rubén, de Argentina Polo Day, se conocieron hace algunos años y no se separaron más. Junto con su hija Valentina, de tres años, reciben a aquellos que quieran entender de qué se trata este juego que despliega glamour.

Empanadas, vino y asado son parte del programa. Foto: LA NACION / DIEGO SPIVACOW/AFV
Se escuchan voces extranjeras y sólo algunas locales: la pequeña combi llega al mediodía a Pilar por la ruta 8. Superada la tranquera, los anfitriones ofrecen empanadas salteñas de La Zoila (cocinadas a la parrilla con un secreto que Rubén no confesará), junto con una copa de vino de Mendoza.

Inmediatamente, comienza el partido-exhibición de cuatro chuckers o tiempos, en este caso de 10 minutos cada uno. Cada equipo cuenta con cuatro jugadores.

Gastronómico de profesión, Rubén culmina esta parte de la jornada con un asadazo: buena carne, chutneys, ensaladas y verduras a la parrilla. Todo es rico.

Finalmente, los futuros polistas se dirigen a los caballos, logran subirse y tener su primer encuentro con la pelota.

“Nosotros nos diferenciamos de los clubes más grandes como La Aguada, La Ellerstina, Pilará o Villa María porque aunque allí se enseña –con otros precios y otra accesibilidad–, el fin último es la compra-venta de caballos. Para nosotros, en cambio, es el turismo y los jugadores”, cuenta apasionadamente Celia, que dejó su trabajo en la Fundación Endeavor para poner energía en su propio sueño.

Bajo su mirada atenta, Valentina cuenta que Fiona y Tito se van a poner las medias. Fiona y Tito son dos caballos: para ella, son de la familia. “La bocha crea una línea que nadie puede cruzar por seguridad. Los goles de hándicap representan el nivel de polo que se juega; sin embargo, hay muy buenos jugadores que no tienen el handicap que merecen por un tema de costos o conveniencia”, informa Celia a los que no saben nada de esta disciplina.

Todos los detalles se explican en la cancha mientras transcurre el juego, en inglés y castellano. Se siente el piso vibrar al galope de los caballos, la tierra que lo cubre todo, la adrenalina del juego: tan cerca están que los turistas podrían recibir un bochazo si no se cuidan.

Las cargadas entre los jugadores cuando pierden la pelota, los trucos, todo se ve y se oye a corta distancia, algo que en otros países es prácticamente imposible de vivir.

Los sesenta caballos del emprendimiento son criados a corral. Si bien están menos resguardados que en los boxes, “cuando salen a la cancha están más tranquilos, menos estresados. Polo para todos los que quieran y puedan, todos los días del año: ese es nuestro lema”, dice entusiasta.

El Club de Polo La Manea de Ezeiza es otro lugar descontracturado donde practicar este deporte. El dueño, el sociólogo Fabián Jayat, no condice con el modelo de polista de la foto de la revista. Es por eso que aquí el clima es otro, más familiar, y también se reciben turistas a pasar el día o el fin de semana y cabalgar.

Al llegar, la chacra de 15 hectáreas con añosa arboleda ofrece cancha de polo con piso de tifway y de taqueo, sector de caballos con parrilla y bar y, a 100 metros, la casa-quincho-restaurante con parrilla, hogar y cocina: la infraestructura es sencilla, pero muy cálida. Un poco más lejos están los baños y la pileta.

“Para aquellos que somos apasionados de los caballos –cuenta Fabián–, jugar al polo es un placer único e inigualable. Por la adrenalina propia del juego, el contacto con el animal, el compañerismo reinante tanto dentro como fuera de la cancha… Todo se conjuga para que el polo, en otras latitudes considerado el deporte de los reyes, tenga en nuestro país una difusión y una cantidad de jugadores inigualable en el resto del mundo.”

El encargado de esta área es Vitorio “Orco” Cutineli. “Los caballos que utilizamos son, en su mayoría, mestizos de polo, aunque hoy va creciendo la raza polo argentino que por sus características de actitud, aptitud y velocidad, va generando el animal necesario para la exigencia del juego”, informa.

Otros lugares como la estancia Puesto Viejo en Cañuelas, abierta en octubre de este año, combina el confort con el polo profesional. Rodeada de 100 hectáreas, la casona cuenta con 10 habitaciones y 3 canchas profesionales para los socios del club y los huéspedes que quieran aprender a taquear, con 400 metros de pista de vareo y establos con 95 boxes.

Puesto Viejo es un club de polo registrado en la asociación. Muchos de sus socios tienen y montan sus caballos en las instalaciones, durante toda la temporada. Los jugadores profesionales de 2 a 6 goles comparten el club junto con los socios amateur. El club organiza prácticas 4 días a la semana, lo que brinda la oportunidad a los visitantes de ver un partido real.

Fenómeno en auge

Este deporte no para de crecer. Y en los últimos años se le ha dado gran impulso al polo femenino. Tal es su asociación actual con “lo argentino” que hasta una tradicional bodega de Salta, El Esteco, decidió homenajear al polo argentino sacando una edición Magnum limitada de Don David Malbec autografiada por el polista Gonzalo Pieres.

Esta moda actual –que viene de antaño, pero que de un tiempo a esta parte se hizo más visible– también se da en las urbanizaciones ligadas al polo.

San Diego (Moreno), La Martona (Cañuelas, vecino de La Dolfina y La Martina), Estancia Villa María (San Vicente), Chacras la Trinidad, Las Praderas de Luján (Open Door), La Cañada, La Pintada (Las Heras), entre muchos otros emprendimientos viejos y otros que comienzan, dan cuenta de esta movida que crece.

El año pasado el Tortugas Country Club de Pilar cumplió 80 años. Este barrio es la sede de uno de los tres abiertos que integran la Triple Corona, donde compiten los mejores equipos.

A su vez, cada vez hay más lugares para aprender a jugar profesionalmente que se abren un poco más, como Polo One, las clínicas de La Ellerstina o Centauro, en 25 de Mayo, entre muchísimas otras. El movimiento es intenso, mucho más grande de lo que se puede contar en una sola nota.

DATOS UTILES
Argentina Polo Day: ruta 8, km 70, Pilar. Informes: 15 3108 1025, celia@argentinapoloday.com.ar, ruben@argentinapoloday.com.ar

Programa día de polo: comienza el día con empanadas, vino y charla explicativa sobre el polo y sus caballos. Luego se ofrece una exhibición de partido de polo completo de cuatro chuckers mientras se explican los fundamentos del partido en castellano y en inglés. Le sigue un buen asado o la opción vegetariana, la piscina y una clase inicial de polo. U$S 160, por persona con traslados incluidos.

Programa Polo Special: para no menos de 10 personas, principalmente mochileros o estudiantes de idiomas, coordinado especialmente con algún instituto de inglés, por ejemplo. La salida es una vez por semana al mediodía, de 14 a 18, e incluye partido de polo, traslados y empanadas con cerveza. $ 400 por persona.

La Manea: Ezeiza, teléfono: 15-6092-5956. Las clases de polo para principiantes tienen un valor de $ 120 la hora y para avanzados, de $ 200 la hora. No hace falta saber andar a caballo, ya que eso se aprende en la escuela; sí, tener un feeling especial con los equinos y estar dispuesto a disfrutar una sensación distinta. El club está abierto todo el año. Teléfono: 15-6092-5956, www.lamaneapolo.com.ar

Puesto Viejo: Cañuelas, teléfono: 5279-6893, www.puestoviejopoloclub.com.ar . Vacaciones de Polo en Puesto Viejo: US$ 350 por noche por adulto. Oferta especial a US$ 175 para los acompañantes que se incluyan en el mismo paquete, pero que no tomen clases de polo. Ideal para aquellos que deseen una experiencia más intensa con este deporte. Los huéspedes concurren a una clínica donde se evalúa la destreza y la experiencia con el caballo, para luego elaborar un programa personalizado de clases, tácticas, partidos y chukkers, que se seguirá durante toda la estadía. Incluye: 1 noche de alojamiento (todos los días de la semana), pensión completa y acceso a todas las actividades, clínica de polo con jugadores profesionales, que evaluarán el nivel de destreza del jugador y elaborarán un programa hecho a medida.

Día de polo para principiantes: US$ 120 por adulto, sobre la base de un mínimo de 4 personas. Este paquete está destinado a los grupos de amigos o familias con niños más grandes que desean practicar polo por primera vez. Incluye una clase teórica, seguida por una de taqueo con un instructor profesional. Se ofrece también la oportunidad de jugar un minipartido.

La unión de la belleza, la calidad y el arte

Vuelve, aunque quizás nunca se ha ido del todo, y lo hace a lo grande, como solo un estilo decorativo de este calibre podía hacerlo. Ostentoso y bello, a partes iguales, hoy muestra diferentes versiones, que se adaptan a los cambios de vida y a los nuevos códigos estéticos. Así, aunque parecía un adiós definitivo al ‘bling bling’, lo cierto es que se resiste a abandonarnos y a dejarnos huérfanos de sus brillantes, recargadas y excesivas atmósferas; mientras que la sofisticación y el lujo más sosegado se apoderan también de los espacios con más estilo.

Con identidad propia

Para poder navegar –de forma segura– en esta tendencia, hemos pedido ayuda a Jean Porsche, uno de los arquitectos-interioristas con más sentido estético (y mejor gusto, por cierto). “El lujo radica en reflejar el estilo de uno mismo en las estancias que se decoran. Por eso, quienes ayudamos a ello tenemos que entender a nuestros clientes para que no sea una casa más, sino la casa de quien la va a habitar”, señala Jean Porsche (xsche.es).

Decorar con lujo

Creando atmósfera

A la hora de crear un ambiente sofisticado y con estilo, debes tener en cuenta la luz y el color, señala el arquitecto: “Hay que evitar tener un número excesivo de luces de empotradas, ya que harán que tu techo parezca una pista de aterrizaje. Úsalas para iluminar cuadros o dar algún toque de teatralidad, combinadas con apliques o lámparas de mesa. El color, por su parte, es crucial, ya que se trata de un gran aliado que si se escoge mal puede destrozar el espacio. Los ingleses son únicos combinando tonos, creando ambientes diferentes con tonos oscuros. Sin embargo, la gente tiene miedo de poner estos colores en estancias pequeñas, piensan que empequeñecen, cuando no es así. La solución fácil es el blanco, pero yo creo que para crear lujo y singularidad un tono bien estudiado puede hacer que una habitación sea protagonista simplemente con esta apuesta y tres muebles bien escogidos”.

Decorar con lujo

Puesta en escena

Tan importante como el color y la iluminación es la puesta en escena, la forma en la que dispones los diferentes elementos y objetos decorativos, incluidas las obras de arte. “La casa tiene que ser reflejo de tus interesespero no todo tiene que estar expuesto. Hay colecciones muy difíciles de mostrar –como una de bronces antiguos–, también puedes tener fotografías, pero no por todos lados; y los libros, siempre que sean con lomos bonitos, pueden decorar. Todos en nuestra vida acumulamos y tenemos que saber qué se puede y no se puede exponer”, explica Jean Porsche.

Decorar con lujo

La edad dorada

Lo sentimos, no podemos dejarle marchar y nos rendimos sin concesiones al brillo de los dorados y los metales preciosos. Les amamos por encima de todas las cosas, porque hay pocos materiales que sean imagen del lujo de una forma tan explícita y porque el mundo sería muy aburrido sin un poco de ostentación.

“Estamos en una época donde todo brilla y todo es ‘shiny shiny’. Puedes usarlos, pero no excederte en ellos. Los dorados o cromados son maravillosos, pero hay que saber dónde y cuándo”, aconseja Jean Porsche.

Vida al aire libre: Cómo y dónde relajarse este verano sin salir de casa

Con la llegada del buen tiempo, jardines y terrazas adquieren mayor protagonismo, proyectando un nuevo ritmo al día a día. Es el momento de dejarse llevar y sacar los bártulos al exterior, para crear rincones donde descansar, desconectar o conversar, mientras te dejas llevar, sin hacer nada o haciendo lo mínimo: para eso estamos en verano.

Con la llegada del buen tiempo, jardines y terrazas adquieren mayor protagonismo, proyectando un nuevo ritmo al día a día. Es el momento de dejarse llevar y sacar los bártulos al exterior, para crear rincones donde descansar, desconectar o conversar, mientras te dejas llevar, sin hacer nada o haciendo lo mínimo: para eso estamos en verano.

Ocio al aire libre

En la terraza o el jardín, lo ideal es preparar un paraíso a tu medida –y a la de los metros disponibles–, con una o varias zonas, en función del tamaño. Así, podemos establecer un área de estar, con cómodos sofás; un rincón de lectura o uno de siesta con tumbona o cama, un ‘chill out’ para largas sobremesas…

salones-exterior

Tertulias fuera de casa

Para sacar partido a tu salón de verano, debes elegir muebles confortables, capaces de mirar cara a cara a tu sofá de ‘invierno’ y, por supuesto, resistentes y capaces de soportar estoicamente los rigores de la temporada estival. En madera, aluminio, fibras naturales o sintéticas –tan reales que cuesta diferenciarlas–, el universo exterior se inspira en la naturaleza, logrando una integración perfecta, capaz de crear ambientes bellos y naturales. Una opción es trasladar el salón de dentro fuera de casa, con alfombra incluida, y otra es diseñar un ambiente más desenfadado, en el que no puede faltar un buen sofá, para sobremesas de domingo, conversaciones a media tarde o reuniones familiares que se alargan hasta la noche.

salones-exterior

Al pie de la piscina

Esta parte de la vivienda es perfecta para crear una zona de descanso, para tomar el sol, echar una siesta de 20 minutos –más sería abusar– o sentarse a leer el ejemplar que acabas de comprarte en la Feria del Libro. Basta con una tumbona, un sofá o una cama y, por supuesto, no te olvides de la sombrilla. Los muebles de formas redondeadas, que parecen acogerte y acunarte, son ideales para ambientes más campestres o con una estética ‘boho chic’, mientras que en exteriores modernos, las líneas se depuran, buscando la belleza de la simplicidad.

salones-exterior

Rincones en el jardín

Si los metros no son un problema, podrás crear diferentes zonas con distintas atmósferas, para disfrutar según el momento del día. Planifica bien, pensando siempre en el uso que vas a darle: fiestas infantiles, rincones de relax, comedores al aire libre… Una vez elegido el uso, busca el estilo que quieras transmitir o según lo que buscas: dar una continuidad al interior o crear un espacio con identidad propia.

salones-exterior

Sé práctica y elige muebles que puedas trasladar fácilmente o modelos plegables o apilables, que te permitan ampliar el número de asientos, sin ocupar espacio. Y, por supuesto, date un capricho. ¿No has soñado con dormir bajo las estrellas? Hazte con esa tumbona-cama que siempre deseaste.

MÁS SOBRE:

Agárrate que vienen curvas: la decoración más sexy y femenina

Aportan profundidad, transmiten sensación de movimiento y son capaces de dar vida a los interiores, gracias a su dinamismo y carácter. ¿Estás preparada para ser víctima de su embrujo?

Nadie o casi nadie puede resistirse al poder de las curvas. La moda tampoco, aunque las ama como uno de los rasgos que definen a las mujeres reales, reales y sin complejos, que rompen los estereotipos y apuestan por una belleza exuberante –no necesariamente una talla XL–, sexy y guapa. Respecto a las tendencias, esta temporada se llevan los volantes, recreando exquisitos volúmenes y prendas únicas. Lo dicho un triunfo por partida doble.

Las ‘curvas de la felicidad’

Sin duda, la curva es bella, pero además es libre. Nos atrae y nos atrapa en sus formas redondeadas y sin aristas, nos hace sentir más a gusto y en un ambiente protegido. Esas cualidades nos hacen desearla en nuestra casa, para dar forma a nuestros interiores y a nuestra vida en general.

Decorar con curvas

Pasión ‘curvy’

Exuberante, orgánica, bella y voluptuosa, fue apartada de la decoración con el auge del minimalismo, pero recupera su poder y su magia en el interiorismo actual. Con reminiscencias de las construcciones clásicas, griegas y romanas, en el modernismo encuentra un aliado. Sin olvidar, el feng shui. Esta corriente encuentra que las formas curvas aportan suavidad, fluidez y movimiento, aunque tampoco recomienda abusar de ellas, ya que un exceso podría crear inquietud e inseguridad. La curva permite gran libertad geométrica, aprovechar el espacio, sin perder centímetros en ‘huecos muertos’, modelando espacios que difícilmente pueden seccionarse en ángulos de 90º.

Decorar con curvas

Elemento arquitectónico

Desde la reina de la curva, la gran Zaha Hadid, hasta el reconocido arquitecto, Héctor Ruiz Velázquez, han caído rendidos a sus encantos. En las paredes contribuyen a dar una mayor sensación de movimiento, aportando dinamismo a las estancias y fomentando la comunicación visual. Para completar el conjunto, la iluminación, especialmente la indirecta, ayuda a resaltar los volúmenes tridimensionales, potenciando, además, esa atmósfera. A la hora de incorporar los muebles, has de tener cuidado con los de líneas rectas, procurando en todo caso no pegarlos a la pared, para no crear un fuerte contraste. Lo ideal es adaptar los muebles a esa forma o resaltar la pared, dejándola ‘limpia’ y convirtiéndola en protagonista del espacio.

Decorar con curvas

Con curvas y a lo loco

Porque poseen carácter, fuerza y un punto de locura. Sin olvidar su carácter femenino, que evoca el cuerpo de la mujer, de la mujer voluptuosa y sensual. Diferentes estudios psicológicos sobre el efecto concreto de las líneas rectas y curvas del mobiliario en el ánimo de los usuarios han demostrado que las formas sinuosas de los muebles provocan estimulación, felicidad y relajación, mientras que las rectangulares se relacionan con la frialdad y el deseo de abandonar la habitación.

Decorar con curvas

Tremendamente versátiles, permiten crear trazadas, conectar espacios o aportar profundidad en aquellas zonas donde lo necesitas. En muebles –desde mesas y asientos hasta luminarias o alfombras– aportan un plus de suavidad y un toque femenino, sensual y nada cursi.